Skip to content

La oveja pelibuey

septiembre 10, 2012


La oveja pelibuey es una de nuestras razas ganaderas autóctonas menos conocidas y más peculiares. Procede del Norte de África y llegó a las Islas con los primeros pobladores hace más de dos mil años. Lo primero que llama la atención es que, en lugar de lana como sus congéneres, tienen su cuerpo cubierto de pelo y, tanto las hembras como los machos, carecen de cuernos. Son de gran tamaño y la coloración de su pelaje oscila entre el bermejo claro y el bermejo oscuro aunque también se pueden encontrar animales pintos con la barriga negra o blanca y negra.
Este animal fue mirado con extrañeza por los castellanos arribados a las Islas tras la conquista. Son varias las citas de cronistas e historiadores que hacen referencia a su presencia entre los aborígenes, como la de Abreu Galindo a finales del siglo XVI “…cierto género de carneros y ovejas, que no tienen lana, sino el pelo liso como cabras, y de grandes cuerpos”.
Fueron transportadas a América por Cristóbal Colón en el segundo viaje que realizó al continente, donde tuvo una excelente adaptación, y actualmente se encuentra distribuida en países de Centroamérica, Caribe y Norte de Sudamérica.
Los nuevos colonizadores de las islas no vieron la utilidad de su crianza, principalmente porque no dan lana, y las fueron sustituyendo por las ovejas lanudas de sus lugares de procedencia. Es en este momento de la historia cuando comienza el retroceso de esta raza, llegando casi a desaparecer hasta tiempo reciente en que se han vuelto a reintroducir ejemplares procedentes de los países americanos.
Actualmente su crianza, no solo se ha recuperado, sino que se encuentra en expansión ya que nos ofrece sobrados beneficios a un bajo coste:
Se aprovecha su carne, exquisita, jugosa y de sabor suave; carente de grasa y baja en niveles de colesterol, y el estiércol por su gran calidad como abono orgánico.
Es muy prolífica, llegando a tener tres partos al año de una media de tres corderos.
No es exigente en su alimentación. Está muy vinculada a los cultivos de platanera cumpliendo el rol de recicladora: se alimenta de los subproductos derivados de esta planta y le aporta con su estiércol un abono de gran calidad que mejora sus suelos.
No necesita ser ordeñada, y como tampoco hay que esquilarla, el costo de mano de obra es muy bajo.
Este animal de temperamento nervioso, tímido, curioso y de aspecto físico a caballo entre oveja y cabra; constituye una importante fuente de proteínas y un excelente recuperador de nuestros suelos. Es, por tanto, un tesoro más que forma parte de la diversidad de nuestro mundo rural.

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. Angel Martín permalink
    abril 5, 2014 12:01 pm

    Me gustaría sáver el coste de un cordero y dos corderas para la península. Gracias.

    • julio 31, 2014 11:42 am

      Disculpe por contestarle tan tarde 😦 Respecto a los precios y los costes de envío, no disponemos de esa información. debería en todo caso contactar con el servicio técnico de ganadería del Cabildo, pues quizá ellos tengan más información. saludos

  2. Antonio Diaz permalink
    julio 30, 2014 8:00 am

    Hola soy de Coruña y estoy interesado en adquirir una pareja de corderos pelibuey .agradeceria información .
    Un saludo

    • julio 31, 2014 11:44 am

      Hola Antonio: lo mejor es que contacte con el servicio técnico de ganadería del cabildo de Tenerife y ellos le dirán las granjas que puedan tener corderos pelibuey. saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: